DUCTILIDAD DEL ACERO

 El concepto de ductilidad se opone al de fragilidad

En una estructura de hormigón armado nos interesa sobre todo  que ante la posibilidad de movimientos que pudiera sufrir la edificación durante su vida, sea dúctil. El hormigón armado está compuesto, a grandes rasgos, de dos materiales, hormigón y acero. El primero frágil y el segundo dúctil.Desde que se utilizó por primera vez, que se sepa, en Centroeuropa en la segunda mitad del siglo XIX, se ha investigado mucho y se ha avanzado en el estudio de la resistencia de materiales y en el comportamiento del hormigón armado.

El hormigón es un material fantástico, considerando su coste y facilidad de producción, para soportar los esfuerzos de compresión a la que están sometidas las estructuras debido a las solicitaciones de peso muerto y demás cargas para las que se haya diseñado. Por el contrario las capacidades de tracción son por término medio del orden del 10% de las de compresión.

Para paliar las carencias, que en los valores de tracción es capaz de ofrecer el hormigón, se utiliza el acero en forma de barras corrugadas. El acero tiene además la función de confinamiento del hormigón en los elementos estructurales (pilares, vigas, etc.) cuando estos se ven sometidos a los movimientos de diversos tipos, el más importante el sísmico.

Es por ello sumamente importante en el diseño de las estructuras considerar muy bien todas las dimensiones que afectan al comportamiento de las mismas bajo movimiento (efecto de pilar corto, plantas sin tabiquerías, cargas muertas que produzcan desequilibrios importantes, etc.) de tal forma que no se produzcan esfuerzos cortantes que puedan hacer colapsar una parte de la estructura, que invitablemente llevaría al colapso total de la misma, como si fuera un castillo de naipes.

Una vez la estructura se ha verificado en cuanto a los movimientos máximos permitidos por las normas y su diseño se considera óptimo, entonces es de vital importancia que las características de ese diseño sean llevadas a la práctica constructiva con la máxima fidelidad posible, respetando la calidad exigidas por las normas.

Muchas veces es habitual que personal que trabaja en la edificación de estructuras considere que sobrepasar las cuantía de acero en los elementos estructurales es nimio, y por el contrario inclusive mejor. CRASO ERROR, no nos cansaremos nunca de corregir a quien considera que por su experiencia puede soslayar el cálculo estructural. Sobrepasar las cuantías de acero puede conseguir el efecto contrario al perseguido en una estructura, al reducir su comportamiento flexible y dúctil, a favor de uno frágil, que inclusive puede lograr el colapso de la misma cuando esté bajo el efecto de fuertes movimientos sísmicos.

Los últimos años han visto aparecer aceros de gran calidad, como el B-500SD que aunque posee un límite elástico igual al B-500S posee un límite de rotura ligeramente superior y un alargamiento a la rotura también superior. Tomando en cuenta que en el cálculo de estructuras se mayoran las cargas, tanto peso propio como cargas vivas, y se minoran las resistencias del hormigón y el acero, lo que combinado ya nos aporta un coeficiente de seguridad más que razonable NO SE DEBE PERMITIR LA SOBRECUANTIA DE ACERO.

La ductilidad de los aceros de calidad B-500 SD, aparte de su soldabilidad, permite que estos aceros se utilicen para elaborar y electro soldar armaduras destinadas a todo tipo de elementos constructivos dentro de la estructura: pilotes, encepados, zapatas, pilares, jácenas y zunchos, etc. que permiten ahorrar tiempo, y dinero claro está, en vez de los  montajes realizados de forma más artesanal en las obras.

La industrialización de la armadura para las obras, por medio de preformados y piezas soldadas, nos aseguran además una calidad superior en la ejecución de las obras, por medio de los controles que nos permite una instalación fija industrial, que de otra manera son mucho más difíciles de llevar a cabo.

La unión de la calidad superior del acero B-500SD de gran ductilidad, junto con el buen hacer de los talleres de ferralla, son fundamentales para que en obra con el resto de actividades propias de la ejecución de la estructura, se pueda garantizar la concreción de edificaciones seguras ante la presencia de movimientos de índole sísmica, aunque estos sean de gran magnitud.


Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>